MAMÁS QUE TRABAJAN: Mujeres fuertes, mujeres valientes

WhatsApp Image 2017-06-30 at 4.46.16 PM

Ser mamá cambió mi vida y mis prioridades, pero no mis gustos personales y profesionales.

Soy una mamá entregada a mi hija y una esposa enamorada de su familia. Sin embargo, no he cambiado mi esencia, sigo siendo la misma mujer soñadora, emprendedora y luchadora.

Hace más de quince años elegí un camino, tomé una decisión de vida y estudié comunicación social y periodismo, una carrera que me enamora, me inspira y saca lo mejor de mí.

Cuando tuvimos a Violeta estaba trabajando en un proyecto hermoso de ciudad: Parques del Río Medellín (hoy ya consolidado en su primera etapa), por ser un proyecto y por el cambio de administración, el contrato terminó y yo me fui a casa feliz a disfrutar a mi hija.

La vi caminar, le enseñé a hablar y estuve presente el día que dijo mamá.  Compartimos juntas los más bellos momentos, un tiempo fabuloso que se prolongó por decisión de Dios y por falta de oportunidades laborales en el país.

Ser mamá te limita. Lo sé. En la mayoría de entrevistas me preguntaban qué haría con mi hija, quién la cuidaría y cómo haría para acudir a las citas médicas que se presentan en los primeros años de vida de manera frecuente.

Fue decepcionante, un año y dos meses me demoré para encontrar un nuevo trabajo. Igual aproveché el tiempo con mi hija, con mi esposo, en mis proyectos personales, terminé mi especialización y creé Ana la Mamá. ¡Un proyecto que adoro!

Hoy estoy inmensamente feliz. Trabajando nuevamente y disfrutando el placer que me produce la comunicación y el periodismo. Dejar a Violeta fue duró, lo más duro de volver a la rutina y más al pensar que no recibiré abrazos y besos en el día,  que será menos tiempo juntas y menos momentos especiales. Son decisiones y hay que saber tomarlas.

Pero debemos aprender a soltar, aprender que los hijos no estarán por siempre y que seguir nuestra vida es la mejor decisión. Mi hija ahora está con sus abuelos, el apoyo más grande, en la noche y los fines de semana disfrutamos cada instante en familia. Para mí, el tiempo con Violeta es ORO.

No les niego que llamo varias veces al día para averiguar cómo está, para saludarla y decirle que la amo mucho, pero tampoco les niego que volví a sonreír al saber que puedo sacar proyectos adelante, que tengo buenas ideas y que sigo siendo la profesional enamorada y esa mujer que la inspira cada propósito que tiene.

No me siento mala madre por buscar mis sueños, porque sé que es el mejor ejemplo para que mi hija un día luche por los de ella.

Levanten la mano las mamás que como yo están luchando por sus sueños, que se levantan corriendo para dejar todo listo y por supuesto para hacer felices a sus hijos.

Anuncios

3 comentarios en “MAMÁS QUE TRABAJAN: Mujeres fuertes, mujeres valientes

  1. Mi hijo tiene 14 meses y yo por el contrario lucho cada día con la idea de dejar de trabajar para quedarme con él. Ambas son decisiones muy difíciles. Q bien q tomaste la tuya, seguro fué la mejor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s